Por Baela Raza Jamil, directora de ASER Pakistán

Rahima es madre de cinco hijos y vive en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, en Pakistán. Su hijo más joven tiene 2 años y el mayor tiene 16. Tanto su marido como su hijo mayor suelen viajar entre Malakand, en Khyber Pakhtunkhwa, y Karachi, en Sindh, en busca de trabajo. Rahima se mantiene en contacto con su familia a través de su smartphone, enviándoles mensajes con frecuencia a través de WhatsApp, su aplicación favorita, y utiliza software de videollamada similar a Skype y FaceTime para mantener a su marido y a su hijo mayor informados sobre las novedades de los niños más pequeños y los problemas domésticos del día a día.

Rahima nunca ha asistido a la escuela ni a un programa de alfabetización, aunque ha aprendido muchas habilidades de forma autodidacta. No solo sabe utilizar su smartphone para llamar y enviar mensajes, sino que también puede comprobar si ha recibido el subsidio gubernamental para su hija que se encuentra en séptimo curso, así como obtener novedades sobre eventos sociales, noticias o eventos de la cultura pop. De vez en cuando, su hija le enseña canciones de famosos, como “Paimona” [1] de Zeb Bangash. De hecho, le gusta tanto que la ha convertido en el tono de llamada de su smartphone. Rahima también escucha muchos programas de radio, sobre todo los que tratan sobre las cosechas y los que ofrecen consejos de belleza. Incluso ha llegado a convertirse en una experta en paneles solares y sabe qué marcas puede adquirir, su coste y su frecuencia de mantenimiento. Es más, ha instalado sus propios paneles solares como respuesta a las frecuentes interrupciones en el suministro eléctrico. También cuenta con una lavadora en su hogar, que sabe utilizar sin problemas. Además de todo esto, en 2009, Rahima obtuvo la CNIC: la tarjeta inteligente que le permite convertirse en una ciudadana activa de Pakistán y llevar a cabo acciones como votar y acceder a un gran número de instalaciones y programas del gobierno.

Si reflexionamos sobre lo que celebra el reciente Día Internacional de la Alfabetización, que tiene lugar el 8 de septiembre, ¿cómo podríamos clasificar a Rahima? ¿Se trata de una persona alfabetizada, semialfabetizada o analfabeta?[2] ¿Su empoderamiento es propio o adquirido? Tengo dudas sobre cómo aparece clasificada en el 6º censo de publicación, completado recientemente en 2017. ¿Está encontrando la gente espacios para el empoderamiento propio de forma creciente? ¿Se asemeja la economía informal al aprendizaje basado en la tecnología y el acceso a servicios formales e informales?

Cuando la carencia de elementos básicos en la mayor parte de la población se debe a causas provocadas por el hombre, los ciudadanos están a la altura de las circunstancias, sobre todo en estos tiempos en los que todo lo relacionado con lo digital presenta elevados niveles de actividad y proporciona soluciones con costes muy reducidos. El empoderamiento de Rahima no es una excepción. De hecho, es el símbolo de muchas mujeres y ciudadanos de Pakistán que buscan soluciones de forma inteligente mediante la ayuda de dispositivos, tecnologías y soluciones de conectividad, que facilitan la comunicación mediante diferentes formatos y que acaban con el aislamiento y las privaciones.

Los datos recopilados por ASER en 2016 correspondientes al ámbito rural (más de 84 mil hogares) en Pakistán revelan lo siguiente en relación al uso de tecnologías, acceso a energías alternativas y redes de seguridad social a nivel doméstico:

Datos de ASER correspondientes al ámbito rural en 2016 (aproximadamente 84 000 hogares)

 

Teléfonos móviles en zonas rurales:     70 %

Uso de SMS:                                               56 %

Uso de WhatApp:                                      26 %

Equipos de sobremesa/portátiles         17 %

Paneles solares:                                         20 %

Redes de seguridad sociales:                  18 %

Mujeres votantes registradas:               87 %

Hombres votantes registrados:             93 %

Esta situación plantea la siguiente pregunta: ¿las escuelas y los profesores son tan activos en el ámbito autodidacta como Rahima en el remoto distrito de Pakhtunkhwa? ¿Utiliza la escuela cercana, a la que asiste la hija de Rahima, las mismas estrategias y herramientas que ella emplea para superar los problemas de aislamiento, lograr el empoderamiento personal y progresar mediante itinerarios personalizados no formales? Esta es la diferencia que tiene que cubrirse entre los hogares y las escuelas para garantizar el aprendizaje activo. Resulta prioritario reflexionar sobre las definiciones y las prácticas de diversificación en materia de alfabetización en los hogares e instituciones formales de aprendizaje, con el fin de liberarnos de las “definiciones formales rígidas” que probablemente no sean relevantes en la actualidad. Gracias a las tecnologías que favorecen la combinación de tradición y modernidad sin problemas, es necesario reconsiderar a fondo las clasificaciones y los límites que aplicamos para determinar quién está alfabetizado y quién no. Por lo tanto, es necesario definir nuevos códigos de alfabetización para el siglo XXI. Esta iniciativa debe comenzar por un proceso urgente de asignación de puntos de aprendizaje con una gama de competencias medibles.

Los datos del informe ASER 2016 correspondientes al ámbito rural indican que las Rahimas de Pakistán se encuentran distribuidas por todo el país: desde Malakand hasta Mardan y desde Muzaffargarh hasta Mand y Matiari. Se encuentran a la espera de ser descubiertas como las nuevas ciudadanas alfabetizadas del s. XXI, que están saltándose los pasos del proceso de aprendizaje lineal tradicional. Nuestras Rahimas están descubriendo nuevos espacios habilitados por la tecnología y desarrollando sus propios “rillies” de aprendizaje: colchas hechas con parches con formas perfectamente geométricas, elaboradas a partir de elementos reciclados y que pueden utilizarse para fines diversos.

———————————————————————————————————————

[1]Canción popular https://www.youtube.com/watch?v=7wIRNkE0uXY

[2] Nueva definición de alfabetización en el 6º censo sobre población y hogares: Nueva definición adoptada por el gobierno de Pakistán:
“Capacidad de leer y entender textos sencillos en cualquier idioma de un periódico o revista, escribir una carta sencilla y realizar una operación de cálculo básica (por ejemplo, recuento, suma o resta)”.
Definición utilizada en el censo de 1998: “Se considera alfabetizada a una persona que puede leer un periódico o revista, así como escribir una carta sencilla en cualquier idioma”.

———————————————————————————————————————

Baela Raza Jamil es directora ejecutiva de Idara-e-Taleem-o-Aagahi /ITA, Pakistán, miembro del Comité directivo de PAL Network y forma parte de la International Commission on Financing Global Education Opportunity (Education Commission). La Education Commision pretende unir a líderes, responsables de toma de decisiones e investigadores para desarrollar una propuesta de inversión y financiación renovada y atractiva con el fin de lograr oportunidades educativas equitativas para los niños y jóvenes. Contacto de Baela Raza Jamil: itacec@gmail.com